top of page

Pensando en las elecciones del 2026

Se crean más partidos y se barajan alianzas políticas en el Perú.


Sede del Jurado Nacional de Elecciones de Perú

Por: Gerardo Porras (corresponsal Perú)


En el Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) actualmente hay 28 partidos inscritos y otros 18 están en camino de hacerlo. Por lo tanto, para las elecciones generales que se realizarán el abril del 2026, podríamos tener más de 40 candidatos presidenciales en competencia, número que desde ya resulta exagerado y peligroso para la democracia debido a la fragmentación del voto del electoral que causaría.


Pero resulta que esa cifra puede aumentar, pues siete congresistas están impulsando sus propios partidos: Isabel Cortez (Partido Obrero del Perú), Guillermo Bermejo (Voces del Pueblo), Guido Bellido (Perú Consciente), Pasión Dávila (Todos con el Pueblo), Susel Paredes (Primero la Gente), Flor Pablo (Lo Justo) y Roberto Chiabra (Paz y Unidad).


Según la última encuesta de Ipsos, el actual Congreso tiene apenas el 10 % de aprobación a su gestión; por esa razón es considerado por muchos como el peor de todos los tiempos. Sin embargo, hay parlamentarios que no solo piensan postular al Senado —gracias a una prerrogativa camuflada en la ley de la bicameralidad recientemente aprobada—, sino que también en mente postular a la Presidencia de la República.


Los partidos pueden solicitar su inscripción ante la Dirección Nacional del Registro de Organizaciones Políticas (ROP) hasta el 16 de junio del 2025; y lograr su registro, como máximo, el 16 de julio del mismo año.


Es decir, aún tienen tiempo y por eso ya se han puesto manos a la obra.

Al no aparecer todavía algún precandidato que se perfile como favorito, ciertos políticos están barajando la opción de las planchas multipartidarias, es decir, producto de alianzas o frentes.


Esta fórmula no es nueva, pues en otros países se ha puesto en práctica últimamente y ha dado buenos resultados, pero en el Perú aún no ha tenido éxito. El primer ensayo de este tipo fue el de Izquierda Unida (IU), una coalición política creada en 1980 por movimientos, partidos y frentes de izquierda que permitió la elección de Alfonso Barrantes como alcalde de Lima en 1983.


Sin embargo, en las elecciones generales de 1985, IU solo obtuvo el 24.69 % de votos; en las de 1990, 8.23 %, y en las de 1995, apenas 0.57 %. A IU no le quedó otro camino que la extinción. En cuanto a la derecha, cuando Alberto Fujimori irrumpió en la escena política a fines de los años 80, el Movimiento Libertad, Acción Popular y Partido Popular Cristiano formaron el Frente Democrático (Fredemo), que lanzó como candidato presidencial para las elecciones de 1990 a Mario Vargas Llosa.


El literato perdió los comicios, luego viajó a Europa y Libertad se disolvió, mientras que AP y PPC continuaron su vida política por caminos diferentes. Ahora bien, en estos tiempos de votos dispersos y dado que en las elecciones del 2026 podrían participar más de 40 agrupaciones políticas, los candidatos presidenciales que pasarían a la segunda vuelta lo harían con reducidos porcentajes y una representatividad mínima.


Recordemos que, en el 2021, Pedro Castillo logró apenas el 18.92 %, y Keiko, 13.41 %, en la primera vuelta. La polarización política y la fragmentación del voto electoral le harían un daño a la democracia, que necesita de consensos.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


  • Instagram
  • Facebook
  • TikTok
  • Twitter
  • Whatsapp
bottom of page