top of page

Los Engreídos Olímpicos deHuancayo conquistaron Lima yahora la rompen en Europa

Horacio Miranda: “Seguiré el legado de mi padre, el gran Aurelio ´Huaccha´ el pionero de la guitarra eléctrica en el huayno”


Horacio recibió en su hogar a nuestra corresponsal.

Por: Patricia Medina (Corresponsal Perú)

Fotos: Enrique Pozo Méndez


Si hay algo que valoran los peruanos residentes en Europa, además de la sabrosa gastronomía nacional, es nuestra música folclórica, patrimonio cultural, herencia de costumbres ancestrales y baile típico del Perú profundo. Nos estamos refiriendo al huayno, género musical propio de la región andina, proveniente de las culturas Aymara-Quechua.


E n la presente entrevista de Somos Latinos, elegimos a uno de los mayores exponentes de este ritmo prehispánico y que por años ha perdurado con el mismo género; se trata de los Engreídos Olímpicos de Huancayo, grupo folclorista con 55 años de permanencia y que en la actualidad sigue cosechando éxitos en los escenarios.


Acudimos a Santa Clara en Chosica, en Lima, y allí en su casa nos esperaba Horacio Libio Miranda Pisco, director de la orquesta quien en ese momento venía dando los últimos detalles para su segundo concierto en España, su sueño hecho realidad. Sentado en su inseparable piano, Horacio contó a Somos Latinos como su grupo musical ha surgido con gran éxito a pesar del tiempo, el legado que les dejó sus padres (reconocidos músicos), el sufrimiento de ellos para seguir adelante, el rechazo hacia el folclore, sus diferencias con otras orquestas y como lograron conquistar el mercado europeo.


Horacio ¿cómo te inicias en los Engreídos Olímpicos y por qué llevan este nombre?

El grupo lo inicia mi padre, Aurelio Miranda Quispe, conocido en el mundo vernacular como Aurelio “Huaccha” Miranda, dejando huella con su saxo; falleció en el año 2011. La orquesta se fundó hace 55 años. Mi papá, antes, formó parte de varias orquestas como “Juventud huancaína” y otras más, pero con el paso del tiempo creó su propia orquesta, los Engreídos Olímpicos, con música típica de Huancayo. El nombre los Olímpicos viene porque él era arquero, amaba el fútbol.


Tu señora madre, también era parte del grupo…

No solo eso, yo diría que ella lo era todo, aprendí tantas cosas de mi mamá, Juanita del Rosal, una gran intérprete. Cuando mi padre tocaba en su orquesta, en el camino conoce a mi madre, haciendo una gran dupla, ella se encargaba de todo y siempre procuraba lo mejor. Yo soy hijo único del matrimonio, tengo 10 hermanos por parte de mi padre, pero soy el único que ha seguido la herencia musical.


¿En qué momento te inicias en la música folclórica?

Cuando era pequeño mis padres me llevaban a todos sus conciertos. Desde pequeño empecé con violín y también con percusión, el timbal. Después estudié piano y me di cuenta que lo mío era la música, me gustaban mucho los sonidos musicales. Mi padre se sentía feliz y quería lo mejor para mí, quería que sea músico como él. Como anécdota podría contarte que él no quería que yo viajara en el camión como todos los integrantes de la orquesta; yo no le hacía caso y me trepaba por detrás del bus. Estudié música hasta los 13 años, de ahí comencé a trabajar en los Engreídos Olímpicos.


¿Cómo fueron los años de los Engreídos Olímpicos?... eran épocas en que el folclore solo tenía auge en provincias…

El auge era fuerte en la sierra, y por esa época ya comenzaba a sonar en Lima, pero de manera limitada y rechazada. Mi padre ya radicaba en la capital y de aquí salíamos a todas las provincias a tocar. El problema de Lima es que había racismo, a mí me consta el sufrimiento de mis padres por la música.


Había que innovar… ¿lo hicieron?

Así es, en Lima la gente no veía bien el folclore para las fiestas, por ejemplo; por esa época, los 70 y 80, el huayno (me contaban mis padres) era con saxos, instrumentos de vientos, arpa y violín, no se estilaba otra cosa. Sin embargo, mi papá, que era terco, en el buen sentido de la palabra, quería innovar y así lo hizo. La primera persona que impuso este estilo de quitar el arpa y poner guitarra electrónica, fue mi padre.


¿Tu papá fue el pionero del huayno con guitarra eléctrica?

Sí. Esto nace a raíz de un suceso. Los que tocan arpa son muy cotizados y por tal se iban donde más le pagaban, muchas veces nos quedábamos sin arpista sin saber qué hacer; mi papá sufría porque los arpistas se iban, y por eso introdujo la guitarra eléctrica al grupo y quedó perfecto. Lamentablemente, ese estilo era rechazado por los contratistas, hasta lo botaban cuando no llevaba un arpista a la tocada. Yo siento que el arpa tiene otro estilo para la música huanca, es algo que ha nacido ahí, pero en nivel armónico la guitarra abarca mucho más. Con el paso de los años la guitarra eléctrica pegó en el huayno, hasta el día de hoy. Incluso, el maestro Eusebio “Chato” Grados así lo reconoció.


¿El “Chato” Grados le dio ese crédito a tu padre?... de ser el pionero de la guitarra eléctrica en el huayno…

Cuando mi papá murió y me da orgullo contarlo, “Chato” Grados habló en su velorio y le dio ese crédito a mi padre de ser el pionero de implementar el estilo del huayno con guitarra eléctrica. Muchos creían que el pionero era Grados, pero él lo dejó bien en claro, que fue mi padre. Eso jamás lo olvidaré. Ese es el éxito, mi papá impuso un gusto en la orquesta, trató de mantenerlo y hoy por hoy funciona.


¿A qué se debe el éxito de los Olímpicos?

Justamente a eso, primero el amor que le puso mi papá al grupo, a sus ideas y a la interpretación de mi señora madre. Después con el paso del tiempo, siendo yo el director, creo que la tecnología aportó mucho. Antes, cuando ibas a pensar que a una orquesta tunantera le ibas a poner guitarra, ahora no, y me siento orgulloso que mi padre haya impuesto ese estilo. Siento que es difícil porque nos falta la presencia de mi madre, ella fue un gran apoyo, mi mamá se encargaba de los guapeos y de la animación, extraño a mis padres, pero en honor a ellos seguiré de manera imparable.


Todo en honor a tus padres…

Así es. Yo era director cuando mi papá estaba enfermo, mi mamá era la voz, y de pronto todo estaba sobre mis hombros, pude con todo, aunque es agotador. Lucho por llevar en alto el nombre de mis padres, por lo que ellos iniciaron y cueste lo que cueste yo estoy ahí. Ellos construyeron un castillo que sigo cuidando y quiero que mis hijos cuiden este patrimonio. Mi hijo mayor toca el saxo y es quien se encarga de la logística, me siento muy orgulloso de él.


¿Cuándo se inició el despegue de los Olímpicos, convirtiéndose ahora en un boom musical?

Siento que ahora tenemos mucho auge, las redes sociales ayudan mucho a difundir, a llegar a más rincones y ahora tenemos más presentaciones, llegamos a todo el Perú y sonamos fuerte en Lima. A los folcloristas, por años, nos tuvieron al margen, los canales de televisión no nos invitaban, la salsa tenía más acogida, pero la gente entendió que la música peruana siempre vivirá, lo que nunca va a morir es el folclore, los temas bonitos llegan y se van, el folclore sigue vivo.


Los temas de los Olímpicos son muy alegres, y a la vez con letras de gran romanticismo, siento que así es el huayno, y ustedes le ponen mucho sentimiento…por eso los residentes peruanos de Europa quieren sentir esa emoción

Al escuchar el folclor te recuerda tus raíces, yo toqué con Rossy War para experimentar. Así viajé a Estados Unidos y la gente escuchaba el huayno, lo cantaba y zapateaba, acá siento que aún tienen vergüenza, cuando estás fuera es cuando valoras a tu tierra. La gente se quiebra con el huayno, son melodías sin palabras que te hacen sentir y vivir. Así somos los huancaínos alegres, aguerridos, románticos y luchadores.


Qué sientes o qué piensas que en tus conciertos y en el de otros grupos folclóricos, los asistentes siempre bailen y canten con grandes cantidades de cerveza…

Mientras ellos disfruten de manera sana y alegre, yo soy feliz. Quizás me lleve críticas por lo que voy a decir, pero en mi orquesta no tomamos licor, ese ejemplo le doy a mi hijo; que me disculpen las demás agrupaciones típicas, pero nosotros no tomamos licor, hay muchas agrupaciones que sí lo hacen, a mí no me parece. Quiero que mis contratantes se sienten felices, porque somos profesionales, son muy pocos lo que tiene esta responsabilidad.


Finalmente, cuéntanos de tu gira a España…

Me hubiera gustado que mis padres vieran este éxito, quiero que sus nombres nunca se desvanezcan, porque de ahí salimos, que mis hijos nunca olviden eso. Vamos a Europa por segunda vez y quisiera llegar a más países, ese es mi sueño. Mi condición para viajar es llevar a todos mis músicos, no lo hago por el tema económico, sino para que el público disfrute de todo el equipo completo. Ya estoy haciendo maletas y puede decirle a los peruanos y latinos que viven en España que será un concierto inolvidable. Prepárense para cantar, bailar, llorar y zapatear con sus Engreídos Olímpicos de Huancayo. Gracias por la entrevista Somos Latinos, ¡Qué viva el Perú!

1 visualización0 comentarios

Comments


  • Instagram
  • Facebook
  • TikTok
  • Twitter
  • Whatsapp
bottom of page